¿Cómo funcionan los audífonos para sordera?

Un audífono medicado es un aparato personalizado para mejorar la audición de una persona. Todos los audífonos modernos para sordera son digitales y por lo tanto permiten muchos tipos de operaciones que no son posibles con los audífonos analógicos. Estos audífonos digitales no solo permiten correcciones más precisas para tratar las pérdidas auditivas, sino que también proporcionan: micrófonos direccionales automáticos, circuitos de supresión de ruido, control automático de volumen y supresión de chillidos acústicos. Continuamente se están introduciendo características nuevas y mejoradas.

Tipos de Sordera

 

Partes de un audífono medicado

Los audífonos de hoy en día son tan pequeños, que es difícil de creer que puedan contener cinco partes: un micrófono, un procesador digital/amplificador, un receptor, un control de volumen y una batería.

En este artículo vamos a ver las partes de un audífono y cómo estos componentes trabajan en conjunto con la finalidad de poder ofrecer al usuario, una audición más natural. Es muy importante que conozcas a fondo las partes de tu audífono para poder realizar un mantenimiento y cuidado del audífono adecuado.

Partes del Audifono

El micrófono del audífono

El procesamiento de sonido para las personas con pérdida de audición, es más fácil de entender. El sonido puede ser amplificado o separado en diferentes partes, por ejemplo, como el ruido de fondo y el habla. Todo este proceso comienza con la ayuda del micrófono del audífono.

La función del micrófono es convertir las ondas de sonido que oímos en electricidad, por lo que pueden ser digitalizadas y más tarde, mejoradas o adaptadas a las necesidades de las personas con pérdida auditiva.

El procesador digital o el amplificador del audífono

El procesador digital capta las señales eléctricas enviadas desde el micrófono y las cambia a señales digitales (utilizando 0s y 1s). Este proceso se llama conversión de analógico-a-digital (A-a-D). Una vez que el sonido está en formato digital, es más fácil modificarlo para cubrir las necesidades del paciente. Las mejoras en el sonido original, como la amplificación de frecuencias, la reducción del viento y de ruido y la cancelación de la retroalimentación, tienen lugar en esta etapa. Las modificaciones aplicadas a los audífonos dependen del grado de pérdida auditiva de sus usuarios y de las necesidades que tengan debido a sus estilos de vida.

Una vez que se ha procesado el sonido en formato digital, la señal se convierte de nuevo en una señal analógica (D-a-A). En ese momento el sonido ya está preparado para su siguiente parada: el receptor del audífono. Estos procedimientos tan complejos se desarrollan muy rápido.

El receptor de los audífonos

En este paso el audífono debe cambiar las señales mejorando las ondas sonoras con la finalidad de que el cerebro pueda percibirlas correctamente. Estas señales se introducen en el receptor del audífono. Su función es convertir las señales eléctricas en señales acústicas u ondas sonoras de salida y dirigirlas a través del canal auditivo del usuario para su cerebro sea capaz de escucharlas

Los receptores tienen aspecto similar a los micrófonos. Algunos diseños de audífonos colocan el receptor justo en el canal auditivo. Algunos tipos de audífonos utilizan un pequeño tubo para conectar el receptor al molde auricular del canal auditivo. En otros modelos de audífonos el receptor queda escondido en una carcasa detrás de la oreja.

El control de volumen del audífono

Como su nombre lo indica, el control de volumen tiene la capacidad de ajustar el volumen del audífono. Los modelos más modernos ajustan su volumen automáticamente cuando el usuario se mueve de un ambiente a otro. Algunos usuarios de audífonos prefieren tener un control manual del volumen de sus aparatos a través de un dial o de un interruptor.

La batería del audífono

La batería suministra la energía necesaria para activar los componentes electrónicos de encendido y apagado. Las pilas más comúnmente utilizadas para la audición son la de zinc con componentes de oxígeno, por lo general vienen en tamaños N°13, 675, 312, 10. Las lengüetas adhesivas en las baterías evitan que el aire entre en contacto con los electrodos de zinc. La pila no funcionará hasta que la lengüeta se retire. Dependiendo de la complejidad de las funciones de los audífonos, la vida de la batería puede durar aproximadamente de 3 días a 2 semanas.

 

¿Debo usar uno o dos audífonos?

Perdida de Audicion

Muchas personas creen que el proceso de oír solo ocurre en los oídos. En realidad es nuestro cerebro quien interpreta las distintas señales que reciben nuestros oídos.

Las personas que han perdido audición en un oído le dirán que es muy difícil acostumbrarse a escuchar por un solo oído. Nuestro cerebro necesita los dos oídos para identificar de dónde provienen los sonidos y determinar si son cercanos o lejanos. Además, en un ambiente ruidoso es muy difícil seguir una conversación con un solo oído.

Generalmente cuando una persona con pérdida auditiva en ambos oídos solo lleva audífono adaptado en uno de ellos, suele tener problemas como la falta de entendimiento en ruido y la incapacidad de localizar la fuente sonora (de dónde viene el sonido).

Si ambos oídos tienen pérdida, lo mejor es que se usen dos audífonos, puesto que el cerebro está diseñado para la audición binaural: oír por los dos oídos. Además la pérdida en ambos oídos no tiene por qué ser “simétrica”. Por lo que cada oído deberá contar con una ayuda adaptada.

 

Importancia de la recuperación auditiva

Presbiacusia

Se piensa que un audífono medicado es para las personas que tienen sordera súbita; sin embargo, la pérdida de audición avanza paulatinamente y se torna imperceptible para quien la padece. Suelen ser sus familiares y amigos quienes se dan cuenta de estos síntomas: Pedir con frecuencia que repitan las palabras, escuchar la radio y la televisión a un volumen muy alto, parecer distraído en reuniones donde tiende a alejarse, y las quejas de que ciertas personas hablan muy bajo. Cuando la capacidad auditiva se ve disminuida y la audición deja de ser clara y completa, la comunicación se interrumpe constantemente, llegando a provocar estrés y en muchas ocasiones aislamiento. Esto se debe a que muchos sonidos cotidianos se tornan silenciosos y dejan de existir en nuestra experiencia.

Un audífono medicado junto con su deseo de decirle a otros cómo comunicarse con usted y su práctica de estrategias para leer los labios y de la comunicación es una combinación que le funcionará perfectamente y le llevará de nuevo a disfrutar de la vida y las relaciones sociales como si no tuviese ninguna deficiencia auditiva. El poder escuchar mejor le devuelve gran intensidad a su vida, volverá a integrarse con naturalidad a las conversaciones, estaría apto para escuchar un grito de precaución en la calle y escucharía música a un volumen moderado e incluso sonidos de su día a día que ya tenía olvidados.

 

También te puede interesar:

¿Qué tipos de sordera existen?

¿Dónde comprar audífonos para sordera?

Famosos que han perdido la audición

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *